Algunas orientaciones para una futura madre primeriza

1526

Luego de algunos días de retraso de tu ciclo menstrual, decidiste comprar una prueba casera de embarazo, y sorpresa! Es positivo, ¿y ahora qué? Sencillamente, ha cambiado tu vida en unos segundos, gracias a un resultado.

Esperado o no, un embarazo es siempre una novedad, y para las mujeres primerizas, es frecuente que se genere en ellas una serie de emociones e incertidumbres.

Lo primero que debes es conservar la calma, y si aun desconfías de los resultados de la prueba casera, puedes solicitar en laboratorio clínico un a prueba de embarazo, mediante toma de sangre.

Una vez confirmado, acude a tu ginecólogo de confianza. Durante nueve meses, será tu mejor aliado y guía para evaluar tu condición de salud y la del futuro bebé.

Desde ahora, eres responsables de dos vidas: la tuya y la que llevas en tu vientre. Por esta razón, a partir del momento que conoces de tu embarazo, si eres fumadora, consumes alguna sustancia psicotrópica, o ingieres bebidas alcohólicas frecuentemente, es conveniente que dejes el hábito. Ya que todos los efectos son transferidos a tu pequeñito, y puede afectar considerablemente su salud.

Olvida las creencias tradicionales de que una mujer embarazada debe comer raciones para dos: el doble de las comidas solo pueden afectar tu salud, incrementando excesivamente tu peso. La ingesta de alimentos, debe ser pensada para la salud dos vidas.

Consume alimentos que te aporten vitaminas como la espinaca; y cumple con las indicaciones de tu médico para los suplementos como el ácido fólico, hierro y calcio.

Disfruta de toda la etapa de tu embarazo.

Come fruta en la cantidad que desees, e hidrátate: ingiere al menos 2 litros de agua al día. Durante la gestación, el agua combate la deshidratación, y apoya el correcto desarrollo del cerebro del feto. Beneficiándote como futura mamá, para evitar la aparición de estrías en la piel, y la retención de líquidos propia del embarazo.

Ponte bella!

Aunque las náuseas de los primeros meses puedan ser molestas, cuida tu piel, tu cabello y tu vestir. Recuerda, que eres una valiosa joya forjadora de vida, y que el embarazo no es una enfermedad, ni excusa para lucir desaliñada.

Ten siempre a la mano una agenda, con las fechas de exámenes, y consulta médica durante los próximos meses. Ante cualquier duda o síntoma comunícate siempre con tu medico; él cuidara de tu salud, como portadora de un verdadero milagro de vida.